Oasis top top: Imperial de CCU

Los últimos días fueron dedicados a hacer trámites. Llamados, búsqueda de info por Internet, viajes al centro, más llamados, esperas, papeles, pagar sellados en el banco, más llamados, más viajes. Además, volví a la facultad aunque más o menos mantuve un ritmo de lectura para no hundirme a esta altura del año. Casi se podría decir que soy un nerd, pero no.

Entre tantas cosas relacionadas con lo que en esta familia está pasando, anoche me di el gusto de relajarme un poco y acudir al encuentro de mi amiguísima Elen para ir a un evento sumamente espectacular (ya le había faltado al de Maybelline y no pude comparar mi altura con la de Nicole Neumann)

Imperial, considera que los bloggers afamados (?) podemos tranquilamente ocupar el lugar de un periodista y por qué no, ser famosos 2.0; es por ello, que fuimos a tomar frescas cervezas -de botellitas, mi sueño americano-, comer pizzas de un aspecto fuertemente cosmopolita, sacarnos fotos, codearnos con celebridades de espigadas figuras y terminar la noche con un recital súper íntimo de Catupecu Machu (nada más grandioso para terminar la noche, mucho power) De todos modos, el hit de la noche fue Elen tocándome una nalga. No es tonta eh.

Al regreso, me tomé el último subte rumbo a Cabildo... y no sé como agarré al correcto (entre tantas combinaciones) porque el airecito de la noche porteña hizo que el alcohol, que en mí yacía, se sintiera con fuerza.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que noche Teté!
Igual aclarale a Elen que esas nalgas son mías!!!
besos
Grisel

La solitaria dijo...

Así vale la pena terminar la noche... muy bien!

Guadex dijo...

jajaja Muy bien!!!!!
Eso es vida!!!!!!!!

La Garrapata Vegetariana dijo...

¿Que?¿Ahora tus nalgas cotizan?

ger dijo...

qué noche! después de regresar con los libros y la facu es lo que menos se merece!

Indignada dijo...

topiiiiiiiisimo te digo!
Hace bien el alcohol cuando fluye un poco!