Silencio

Sin darme cuenta, ya pasaron 10 días que murió mi viejo. Cuando se muere una persona que vive con vos hace muchos años, inmediatamente caes en una sensación de vacío sin límites y no terminás de creer que es lo que está pasando.

Me sucede de no encontrarlo viendo televisión, de no pelearnos por la bombilla del mate o la pava, de no estar más pendiente de que si tomó sus pastillas, si está comiendo con sal o si está desabrigado o fumando a escondidas en el patio.
Ahora no encuentro migas en la mesa y el perro no come porquerías que él le daba. No veo la llave del gas mal cerrada o la estufa mal apagada. No tengo ropa limpia en el acto, porque él manejaba sistemáticamente el lavarropas.

No me invade el sonido ensordecedor del televisor a toda hora. No me lo encuentro en la casa, no ocupa lugar en la mesa todo el día. No oigo desde mi cuarto su radio de noche y ya no discutimos sobre Cristina -la presidente de la Nación-, sobre Lilita ni sobre el horario de los programas.
Ya no está para entrarme al perro todos los días cuando llega de pasear, ahora me tengo que vestir, poner lindo y salir yo.

En 10 días no hubo uno que no lo haya llorado y aún espero que en cualquier momento me llegue un SMS donde él me diga: "Si llegás tarde, avisá que te espero en la puerta".

26 comentarios:

La Garrapata Vegetariana dijo...

Abrazo lindo, y dele pá adelante.

Indignada dijo...

Es necesario llorar, para estar mejor después. Fuerza fran.
Beso enorme

Mate dijo...

Nada de lo que le pueda decir yo, ni nadie, va a aliviar la opresión que siente en el pecho...
Pero algo si puedo hacer por usted... mandarle un gran abrazo a la distancia...
Es muy raro esto... no nos conocemos, y tal vez nunca nos conozcamos pero por alguna razón, me ciento muy cerca suyo...
Cuando quiera, vengase a Santa Fe, aca siempre hay mate calentito...

¨ce_ dijo...

Me pasó una y mil veces llegar a lo de mis viejos y esperar la cara de sorpresa de mi abuela, cuando hace ya bastante que no está. Ese vacío no se llena nunca, pero uno va tolerando cada vez mejor la ausencia, el espacio que sobra y los llamados que no llegan. Igual, todavía no puedo no llorar...

Anónimo dijo...

Nunca comento, sé que no somos nada pero siempre te leo y me siento muy identificada con tu historia.
De a poco se pasa el dolor intenso pero hoy a dos años todavia sigo esperando que me espere con los mates cuando llego de la facultad, o temo olvidar el sonido de su risa.
Un abrazo enorme.

Maguila dijo...

Por alguna estúpida sensación de pudor no dejé comentario en el post anterior, y no te mandé sms, ni nada de eso, supongo que es porque a mi me joden esas cosas cuando se muere alguien.
Ahora, días después, que es cuando las ausencias y los recuerdos empiezan a tomar forma, te hago saber que podés contar conmigo cuando quieras, café, cerveza o un mate siempre hay en casa. Aprovecho, va el abrazo, sincero.

Zoquett dijo...

Un abrazo grande, grande.

Mauricio P. Milano dijo...

Qué triste... Te mando un saludo y de a poco se superan las cosas

La solitaria dijo...

Un abrazo muy grande. Y date tiempo para llorar y extrañarlo, es necesario.

Autóctono dijo...

No puedo dejar de plantearme y replantearme mi relación con mi viejo. Un abrazo. EL tiempo no cura el dolor ni la pérdida, pero sí te acostumbra a convivir con ella.

Agustina R. dijo...

No tenía ni idea de que había pasado esto. Y la verdad es que en estos casos nada de lo que digas realmente ayuda. Por eso, sólo me queda mandarte un abrazo y desearte que el dolor pase lo más rápido posible.

LaVieEnRose dijo...

Un abrazo fuerte Fran!

Marian dijo...

Te leo. Besos. :)

Guadex dijo...

Un abrazo grande ;)

Guadex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Guadex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Guadex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Guadex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alex dijo...

esa sensación te va a quedar siempre, Fran; lo único que te puedo decir es que en algún momento dejás de llorar, y recupararás las ganas, el deseo y las risas...de extrañarlo, nunca. Yo todavía imagino que voy a ir a la casa y él me va a recibir con un "hola, hi".
Abrazo grande

Evange dijo...

Si te entenderé! claro que el mío falleció hace 5 años y medio y ya me acostumbré...pero sabes las veces que no entendí algo de la facu y pensé: cuando llego a casa le pregunto! y darme cuenta al instante que eso no iba a poder ser...las muertes de seres queridos sin muy difíciles de superar....pero el tiempo es tan bueno...ayuda tanto!


Beso!

Rochi dijo...

Beso y abrazo de oso para vos querido Fran.

Anónimo dijo...

Hoy hace seis meses que falleció mi mamá y te entiendo, te super entiendo.

Mariano dijo...

Abrazo inmenso, Fran.

lolette dijo...

me dejaste sin palabras y sin movimiento por un rato.Lo que es cribis es muy fuerte,muy real. Nunca habia leido una explicacion de algo tan inexplicable como la muerte de la manera en la que lo hiciste vos.El dolor es inexplicable.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

ayyy no se como descubri tu blog y lei el post de tu papa, me senti muy identificada y si es dificil, pero como dice el dicho el tiempo cura las heridas y la naturaleza es sabia, es mas el otro dia escuche alguien que decia que los que se van solo se fue mas temprano que nosotros, porque todos nos vamos a ir tambien y estoy segura nos reencontraremos con nuestros seres queridos. saludos y pedile todo el tiempo que te acompanie.

PabloAM dijo...

ay boludo, me hiciste llorar. Mi padre fallecio el año pasado, por un paro tambien, repentinamente, ya habia tenido algunos, pero esta vez no aguanto.
Y juro que aunque ya paso un año, el sentimiento es el mismo, en este caso es mentira, el tiempo no cura estas heridas, porque te queda un vacio enorme... es una cosa de levantarme todos los dias y pensar "como mierda hago para seguir si no esta mas aca".
Es como que todo lo que podria hacerte feliz, no llega a serlo totalmente, falta algo.
Y lo peor es que todos te preguntan "Y estas bien?" y aunque digas que si, no realmente.
Solo queda aguantar, porque no hay otra, estoy seguro que tanto tu padre como el mio, no hubieran querido que bajemos los brazos.
Y conta conmigo para lo que necesites = si, seguro que esta frase la escuchaste bastante ultimamente, pero sabe que yo tambien estuve y estoy en la misma.
Un abrazo, Fran.