Piedad

Es común oír que los días de incesante lluvia inspiran a las personas a las más variadas manifestaciones de sensaciones personales. Están esos que se deprimen y consideran viable y permitido comer hasta sentir que no les cabe más el aire en el cuerpo y, a esto le suman, encerrarse a ver una trillada comedia romántica que la TV por cable ofrece a modo de regalo, mientras oyen como telón de fondo a una copiosa lluvia que ayuda a materializar las locas ideas del amor.

Otros duermen, apenas asoman la mirada a la calle y ni hablar de salir de sus cuevas a enfrentar el frío y la humedad. También están los no tienen otra alternativa más que salir a la vida, ya sea por obligaciones profesionales, de estudio o de otra índole.

Sin embargo, haciendo contraposición a lo analizado brevemente, están aquellos que consideran propicio salir a mojarse no importa cuál sea la excusa. En estas actividades se pueden oír frases estereotipadas como que la lluvia sólo moja, que es una bendición, que sólo es agua, que no pasa nada. No, claro que no.

Bueno, hoy me crucé en un 99% con seres que están clasificados en esta última y aberrante agrupación. Seres absolutamente indeseable. Seres que caminan con grandiosos paraguas y para colmo por debajo de los techitos que brindan la construcción edilicia de la ciudad. Seres que, con enormes botas y pilotos, te llevan por caminos donde naturalmente vas a terminar pisando vos el charco. Seres que suben al colectivo y se sacuden como si sólo ellos existieran. Seres llenos de egoísmo y adoración inentendible por joder la vida ajena.

Yo hoy se las dejé pasar porque estoy re zen, re ohm, re top; pero la próxima les meto el paragua de $5 que compraron en la entrada del subte en el orto y se los abro a la fuerza hasta que me pidan clemencia y juren por la virgen no salir más de sus casas cuando caiga una gota del cielo.

Será justicia.

22 comentarios:

Angus dijo...

Una entrada buenísima... me encanta.

Lolo dijo...

Me gusta la idea del paraguas, pero analice tener usted su propio paraguas para ajusticiar a esta horda de dementes. Tiene que ser de algún material especial símil titanio liviano, y, claro, muy espinoso.
Diga que acá en Neuquén llueve una vez por año que si no ya andaría con un paraguas haciendo justicia sin parar.
Abrazo!

Mauricio P. Milano dijo...

Yo soy de los del primer párrafo jaja, aunque no me gustan las comedias románticas. Y sobre el final, sí, será justicia!! Saludos

Maguila dijo...

También los odio, es la misma clase de personas que usa alarmas (http://maguila.com.ar/alarmas/). Hijos de puta, oligarcas.

Lupe dijo...

Eso es lo malo de cuando llueve en la ciudad, la gente desconsiderada que te pega con el paraguas sólo para caminar más rápido, y esas cosas...

(Che, paraguas no lleva diéresis)

Fran dijo...

Ahi lo modifique, podes creer que el corrector no me deja cambiar algunas palabras?... pero probe con el OPERA y directamente ni me aparece corrector y lo pude sacar

ceci dijo...

la gente a la q realmente le gusta la lluvia sale sin paraguas, solo para mojarse! eso si, si no hay nada mejor q hacer, ni hay q llegar presentables a ningun lado.
a mi me encanta que la lluvia me empape!
besos

La Garrapata Vegetariana dijo...

De acuerdo con la última niña: Los que nos gusta la lluvia salimos sin paraguas carajo!
Los que salen con piloto, paraguas super-extra-gigantes y cara de constipados es gente que odia la lluvia pero tuvo que salir igual.
Creo que te falto mencionar a las adorables damas de la tercera edad que miden 1.50mts de altura y cuando vienen en sentido contrario a de uno NO SE CORREN DEBAJO DEL TECHITO AUNQUE VENGAN CON PARAGUAS (viejas hdp)y como frutillita del postre te meten la punta de uno de los alambres del paraguas en el ojo (queda a la altura, vio?)

Psicologa con problemas dijo...

INDIGNADA!! en tucuman te afanan con $10 los putos paraguas berretas! TucuMALA

Psicologa con problemas dijo...

me gusto este blog, 5 años de blog y yo recein te descubro?, te pongo en mi vintage blog asi no te pierdo!

tucuMALA

Nina Rouge dijo...

Fran, qué espanto esos individuos!!! Pero usted por qué salió??? No le quedaba otra??!! ufa! Para la próxima haga eso... cómprese un paraguas propio para ir torturando a esos seres desconsiderados por el camino!

Disenchanted dijo...

Cómo odio esa genteeeee, la odioooooooo!! Una dice "no, mejor me quedo en casa, mirá como esta el día" y te salen con que "qué? vas a dejar de vivir porque llueve? que maricona!". Ma' se, soy maricona pero no sufro.
Buenísimo lo tuyo.

Anónimo dijo...

Me encanta salir los dias de lluvia con mi paraguas inmenso, de todas formas soy de los pocos que se corre hacia la calle para dejar los techitos a los que van sin paraguas.
Se que soy de los poquisimos que lo hacen y lo tenia que decir para que, si ven a alguien con un paraguas ROJO inmenso no me pongan cara.

Araceli dijo...

A mi me encanta salir cuando llueve, pero sin paraguas ni piloto.
La posta es mojarse, y dejar que el otro no se moje.
La gente que sale con paraguas y encima se pone abajo del techeli merece una diarrea que dure una semana como mínimo.

La solitaria dijo...

Esa gente se merece el empalamiento, liso y llano. Me enojé! malditos

mge dijo...

Yo soy pro-lluvia (pro-tormenta también), pero la verdad es que el paraguas es uno de los inventos más inútiles en la historia de la humanidad.

Staff de Bla Bla Bla dijo...

$5 un paragua? que barato!!! A nosotros nos ven la cara...

Willowcita dijo...

detesto el paraguas.
muy mucho.

Agustina R. dijo...

Has dicho!

Ezequiel dijo...

Piedad, por lo menos lubrica el paraguas un poco.
Pobre del medico que tenga que extirpar eso. Yo que el doctor, le digo que así le queda barbaro, y que se lo dejé puesto.

Ezequiel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Medea dijo...

Uhhh esas viejas que siempre te echan afuera de la cornisa, y todos esos que no saben que deben levantar el paragüas para que quepamos los dos en la acera...MIDO 1'50!!!! no esperarán que lo levante yo para sobrepasar aun tipo que mide 1'90.

En fin, lo peor de los días de lluvia, así como de los días de sol, de los de niebla, de los que graniza (bueno de estos puede ser el granizo), de los que nieva... es sin duda la gente (y las baldosas sueltas)