Mientras tanto

Es una vergüenza que tenga tan abandonado este espacio. Lo cierto es que ando a mil con entregas, parciales y la mar en coche. Desde luego que volveré en breve a desarrollar lo pertinente en: amor, mis recientes 30 años y mi matrimonio en crisis -gracias a su nuevo empleo- con Botona.

Mientras tanto, y aprovechando la estadía argentina en el Mundial, una nota de quien suscribe sobre aquellos fanatismos que el fútbol despierta en estas épocas.

"Un Mundial de sensaciones"

Cada cuatro años vuelve la locura y la fiebre por el fútbol en dimensiones exageradas. Yo soy una de las víctimas que cae en la vorágine que el Mundial incita. Aquí, todas las facetas que el deporte rey provoca y las posibles soluciones para no quedarnos afuera de esta fiesta tan particular.

7 comentarios:

La solitaria dijo...

Andamos todos iguales... ocupados!!! Buena la nota (muy buena de hecho!) Saludos.

Marian dijo...

No estén ocupados que no tengo que leer. Y me quedo escribiendo. Sola.

Vuelvaaaaaaaaaaaan!

Cris dijo...

Mmmmm sera contagiosos eso de dejar abandonado el blog por otras tantas preocupaciones... te esperamos con paciencia Fran Besote

koveri dijo...

No eres el único que estos días ha abandonado el blog. Entre los exámenes, el trabajo y los compromisos sociales apenas me sobra tiempo para relajarme. Eso si, a mi el mundial no me influye mucho aunque todo ayuda...

A los que se han apagado.- dijo...

El mundial es bullshit! De todas formas tampoco voy a dar mi punto de vista y contar todos los porqués de por qué pienso eso jaja

Lolita y El Profesor dijo...

Lo cito: Para concluir, creo que el Mundial es un momento único y que nos exonera de todas las pasiones que no siempre sentimos por el fútbol. Para los fervientes admiradores, esta copa del mundo significará el regreso de Maradona como ícono de la argentinidad, lo cual le da más intensidad al fanatismo que aviva al fútbol.
Si Maradona pasa a ser otra vez el ícono de la argentinidad, sí que estamos fregados, ¿eh?
Bueh, de todas maneras, estamos fregados. Sólo hay que leer la tapa de los diarios, todos los días.
Pobres contra pobres, es el primer paso. Después, la catástrofe.
Lo siento. Por lo menos (parafraseando a Nimo) así lo veo yo.

El Profesor

Enrique dijo...

Jejeje, un post muy bueno!
Saludos