Experiencia

Aún recuerdo el día que torpemente caí en un blog, no entendía por qué una mina contaba cada cosa que seguramente le pasaba por la cabeza, con sencillez y con desparpajo, como ignorando quién pudiera leerla. Con el tiempo intenté hacer lo mismo, crear un diario íntimo virtual, y me salió bien. Desde mis -jóvenes- 23 años comencé a volcar en mi primer blog aquellas huevadas con una mezcla de realidad muy inocente. Luego vinieron los tiempos de armar una propia plantilla sin saber siquiera qué era el código HTML y maximizar la experiencia desopilante casi sin proponermelo. Me volvió a salir bien. Las pavadas cobraron cuerpo y cada día eran más los lectores que se acercaban y dejaban sus marcas en los posts.
Tras pocos meses, algunos lectores se materializaron por fuera del monitor y juntos pudimos compartir más de una cerveza o café, caminatas o recitales. Dejaron de ser desconocidos para ser amigos a lo largo de los años y, pese al paso del tiempo, cada uno siempre conserva su lugar en mis recuerdos y en mi actualidad. La experiencia de tener blog escapaba a lo esperado, superaba las expectativas que jamás hubiera pensado. Mucha gente comenzó a quererme sin conocerme, a vivir mi realidad virtual como propia y a involucrarse cada día más con mi vida. Luego los blogs se hicieron moneda corriente y mis historias se desdibujaron en el éter binario, aunque nunca dejé de escribir. Fue ahí que llegó esta experiencia, mi tercer blog, que dejó de lado el humor simple para darle espacio a mi realidad y a los 30 años que se venían encima. Pasaron casi 7 años de mi vida expuesta a medias tintas en un blog y ahora llegó el momento de desprenderse de este lugar. Sabrán que mi individualidad ahora está acompañada por Juan. Prefiero decir que sigo siendo individuo, obvio, pero acompañado ahora en otra experiencia que es la de convivir con alguien con todo lo que eso significa.
Quiero dar las gracias a aquellos que leen desde hace muchos años. Los que comentan siempre, los que prefieren el silencio. A aquellos que me quieren y a los otros que me ignoran. Me quedo con lo mejor: una larga historia que armamos a la vez ustedes y yo.

9 comentarios:

Pau dijo...

Qué decirte? Te voy a extrañar, Fran. Tu primer blog fue uno de los primeros que leí y no podía creer cómo se te ocurrían esas cosas.

Como dicen las estreshas, "todo tiene un ciclo" y si vos sentís que ya fue, ya fue entonces!

Espero seguir teniendo noticias tuyas, aunque sea por otro medios!

¨ce_ dijo...

De nada.
(?)

Pero no te vayas muy lejos, dale? Que ya te extraño...

La Garrapata Vegetariana dijo...

Eso. Además sabemos donde vivis.

Pau... Muna. dijo...

Éxitos Fran! te leo hace mucho, te deseo lo mejor en esta nueva etapa de convivencia.

Zoquett dijo...

Pibe, seguí escribiendo. Que las anécdotas ahora vayan a hacerse de a dos, no significa que tengas que dejar este espacio. Algunos te leemos casi casi desde que comenzaste con tu primer blog... y al menos en mi caso, es un placer.
Me da pena que los oldies dejen de escribir T_T. Son los más geniales.

Que no se corte (?). Y espero pronto volver a degustar un tostado -sin porkys- junto a usted.

Le adoro.

elpibedesistemas dijo...

Nunca comento pero te leo hace rato... qué mejor ocasión?

Un gusto haber podido leer lo que compartís, te deseo lo mejor en todo. Mucho luchaste por ello.

Saludos!
El Pibe de Sistemas

Anónimo dijo...

Ay, Fran, Me dió escalofrío este ultimo post... Estas cerrando una etapa de tu vida y eso conlleva cosas buenas pero también da nostalgia.
Sabés como llegué a tu blog y las cosas que me pasaron con él y la manera en la que me ayudo porque te lo conté. Así que, no puedo mas que desearte el mejor de los exitos y espero con ansias: contigo pan y cebolla!!!

Pato!!!

mdd dijo...

Yo de chico no leía los chistes de los diarios ... los guardaba para el domingo y los leía todos juntos ... eran diez o quince minutos que me encantaban de la mañana. Lo hacía porque no me gustaba que todo se acabe tan rápido.

Hoy me encuentro con que va a ser la última vez que haga eso con tu blog, con el cual nunca me alcanzaba con un post, así que me amontonaba varios.

Lo mejor para vos y feliz veinte once

Pampa dijo...

Desde aquí, desde los 67, hasta allá, los 30, te expreso mi compromiso de plegarme a tu historia, que es nuestra historia, que es la historia de todos...
Y desde Venezuela, en medio de la selva y junto al Río Orinoco hasta Olivos, Prov. de Bs. As., Argentina (lugar donde supe vivir cuando tenía tu edad), te mando un abrazo