Mi vieja

Mi vieja cuando intuye en el piso la mínima pelusa o una cantidad mayor que la permitida de pelos de perro, barre y arrasa con miguerío, pelos, uñas y quién sabe qué más. Toma el escobillón con delicadeza y mientras danza aferrada del estaño esmaltado de verde, va cepillando suavemente el suelo mientras acompaña la llegada a cada baldosa con la mirada tan perdida como fija. Su lugar predilecto a la hora de barrer es la cocina.

Cuando elabora alimentos, mi vieja siempre tiene encendida su radio de mano, la misma que le compré hace más de cinco años y ya casi no funciona. No sé muy bien qué escucha pero sé que a ella le gusta. Cuando va llegando el momento de servir la comida, ella hace caer el sonido de la radio sin apagarla, como hacemos algunos conductores al momento de estacionar el auto y decidimos bajar lo que el estéreo reproduce casi sin darnos cuenta de esta actitud.

Ni terminamos de ingerir el concluyente bocado de la cena y ella me apura a los gritos porque siempre soy el último en llevar el plato a la pileta para que lo lave. No entiende que me lo puedo lavar yo, que encima como despacio. Sin embargo es la historia de todos los días, me pide el plato dando violentos alaridos mientras yo llego arrastrando las patas con la jeta por el piso.

Esta noche cuando llevé el plato, quise decirle que en diciembre no estaríamos más viviendo juntos, que me había llegado el momento. Sin embargo, una milésima antes que yo abriera mi boca, ella, mientras tomaba el plato con las manos llenas de espuma de detergente, enunció: -Yo no sé qué vas a hacer el día que te falte- y al instante fregó con fuerza mientras se quejaba porque le había dejado restos de arroz.

16 comentarios:

Edgardo G. dijo...

Ay, ay, ay... Cómo te entiendo. Ya he vidido algunas situaciones como ésa con mi vieja... Pero a mí todavía me falta un poco más, aparentemente... Quizás el año que viene. Aún no sé.

Montado de un Huevo dijo...

uhhhh..estas olfatean todo, mira si t lo dijo aproposito como en una propaganda de una salsa de fideos(creo no m acuerdo ahora..)jajaj

Por mi parte, todavía esta en suspenso mi abandono de hogar..así q sigo siendo espectador de cada detalle q dijiste.



Saludos!
El Huevón

Montado de un Huevo dijo...

doijawjdioa q mal q escribo..jaja bueno..no importa se entendio algo.
CREO :S
jajaj

p.d: te sigo

lacuestionesque dijo...

cuanto amor de madre :)

QSUM dijo...

Yo tambien pienso en irme a vivir sola, por ahora solo lo pienso por que no me alcanza la plata y una larga lista de etc. Tu mamá debe ser una mamá de las de antes, a la mayoria le gusta que colaboremos. Nunca probaste en decirle: Má deja, no termine de comer, despues yo lo lavo?!
A mi me tocas el plato antes de terminar y te corto un dedo.
Saludos Fran (el ejemplo que diste en el perfil tambien se aplica a Cher) pero seguro que ya te lo dijeron.

Sil dijo...

Es que cuando ustedes van nosotras ya fuimos y volvimos. Yo siempre me despierto un minuto antes que el Fede, es increíble.

Psicologa con problemas dijo...

excelente relato! mucha sutilleza, delicado, preciso.

PERO?

Lo mejor que puede hacer uno por uno y por ellos (padres) es partir.

TucuMALA

Sandy del pueblo dijo...

Una debe partir cuando llega la hora y encerrarlos en un geriatrico cuando ya no se puede pagar mas el alquiler y hay que volver.

Marian dijo...

Esa capacidad de decir lo justo en la oportunidad indicada es solamente de madre.
Suerte cuando desembuches.

: )

Cuervo Empastillado dijo...

jajaj las madres tienen la capacidad de leernos las mentes jaja.
buen relato

Emiliana dijo...

Te acostumbrarás..!
Pasa siempre.

enrojecerse dijo...

pues que la vas a echar de menos, claro.

La Furia de la Negra dijo...

Ahora dice asi, cuando rajes de tu casa, adivina quien te va a romper los quinotos llamandote?? ladrando que la tenes abandonada??

Si si, ya sabes la respuesta.

Sarah dijo...

Yo soy como tu mama con el tema limpieza ; _ ;

Dani.. SOY TU MADRE! (?)

Cris dijo...

Fran..es tan difícil entender a las madres ?! no sé si es una pregunta o es una afirmación... pero buhe ..me pasa con mi hijo que es un sol pero está en plena adolescencia...una tiene que entender que ya no somos imprescindibles, pero que igualmente en el fondo siempre lo seremos?¿
Beso

Isabel Llaberia Fotógrafa dijo...

UUff!Que desesperación tener a alguien que limpia a medida que vas pisando. Me crea estrés. Cuando consigas vivir solo lo disfrutaras, consejo, ten un lavavajillas es un gran invento