Cuatro candidatos III

Me temo que estas historias de amor no están llegando a buen puerto.

A Matías lo borré a la mierda. Me agotó eso de tener que estarle atrás; mínimamente saludá* una vez vos. Como no lo hacía, comprendí el mensaje, la falta de interés total y le di salida.

La misma suerte corrió Leo unos días después. Lo bueno del caso es que yo le hablaba* diariamente y le preguntaba cosas para tener una buena conversación*. Admito que él siguió insistiendo en encontrarnos de una buena vez, incluso, me dijo que directamente tengamos sexo, ya que se daba cuenta que al menos otro interés de mi parte no había. Le dije que se equivocaba y le blanquée que me pasaba algo muy extraño con él: que era un embole.

Santiago debe estar mudándose aún, luchando con sus muebles, con sus softs de diseño, sus lápices y sus gomas de borrar. Ojalá la mudanza le duré toda la vida.

Nicolás es un sol. Hablé* unas palabras con él el otro día y me comentaba que estaba a pleno con el laburo del restó y haciendo catering con una amiga. Es probable que lo borre ya.

El quinto -y que feo queda decirle así, pero cuidaremos la identidad- es algo que deviene de una incipiente amistad y se está tornando MUY bueno. Stay tuned.

*hablar, conversar, etc.: claramente es chatear

6 comentarios:

Paula dijo...

Sos más histérica que yo, y eso ya es mucho decir.

La Garrapata Vegetariana dijo...

"Me agotó eso de tener que estarle atrás..."

Sacado de contexto, es muy gracioso.

A.C. dijo...

Yo soy bastante parecida.
Igual el tiempo viene mostrándome que debajo de la piel, todos tenemos otras cosas ocultas. Yo lo que hice fue darle una oportunidad a alguien que me caía muy muy muy bien y creeme que debajo de su piel, encontré oro.
Saludos

Gloria dijo...

tu ciber vida amorosa le da mil vueltas a la mia... (real, cibernética o hasta inventada)

Fran dijo...

Chicos, chicos, esto me tiene estresado (?)

klaaauu, dijo...

Y segurito, el personaje anonimo terminara llevandose el trofeo, jaja Un besoo