El loco de la farmacia II

Acto seguido me senté y me puse a pensar. Seguramente este muchachito no se había dado cuenta de lo que estaba haciendo porque con lógica yo iba a volver a llamar; pero antes que eso sucediera me dediqué a pensar muy bien el contraataque, articular bien en mi mente cuales palabras podrían ser útiles para el bombardeo oral y razonar cada posible ataque por parte del enemigo. Llegó un punto en que tenía todas las respuestas y todas las armas listas para volver a llamar, pero para todo esto, ya había pasado media hora y realmente mi nivel de calentura había cedido lo suficiente como para dejar pasar el día.

Entonces, como quien no quiere la cosa, me preparé el mate. En la bandeja puse la pava, la azucarera y el mate. Me hice un sandwich de jamón y queso y lo dejé también en la bandeja. Antes de irme a mi habitación, le entré a unas masitas de manteca; y cuando me senté frente a mi PC, con todo listo, sonó el teléfono casi interrumpiendo el nuevo disco de Norah Jones, que me vuelve loco.

Yo:
- ¿Hola?- dije casi distraidamente.
Voz:
- Sí, ¿farmacia?

Y corté enardecido, con todas las venas de la cabeza infladas y el pulso a 7 mil por minuto. Llamé a la farmacia, naturalmente:

Yo:
- Sí soy yo, al que le cortaste recién cuando te estaba contando mi problema con el número de teléfono que es igualiiiiiito al de la farmacia- le dije con todo el amor del mundo.
Empleado:
- Sí y yo te corté porque me parecía insensato lo que me estabas pidiendo- dijo el atrevido ese.
Yo:
- y me dijiste "enfermo", lo cual es redundantee viniendo de vos- manteniendo la calma.
Empleado:
- bueno, te corto de nuevo.-
Yo:
- no espero otra cosa de vos, pero sabé que esto no queda así, ya mismo voy a prenderte fuego esa choza ilegal... ¡¿HOLA?!-

Automáticamente pensé, nadie hace esto dos veces y vive para contarlo. Nadie.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajajajjajajajajajjajajaj.... que nuncanecesites de esa farmacia, por favaaar!
Grisel

Blondi dijo...

El problema está en los imanes y la bolsa impresa, te lo dijo el tipo mismo:"Es que algunos se siguen repartiendo, o incluso están en las bolsitas"....Tenés que conseguir una de esas bolsas y ahí dirigirte a la LEY! Telecom : muy mal!
Y te entiendo xq cuando vivía con mi madre y demás, a ese número de tel lo confundían (por un número) con uno de emergencias!!!! Era (si..) mortal: "Mandame una ambulancia, se quebró..."...O en el peor de los casos parecia de la mafia el llamado: "Estoy en tal calle, mi esposa no respira ..." cortaban, seguros que la ambulancia de esa prepaga iba en camino, que angustia....He llegado a pedir ambulancias para gente que nunca conoceré.....

nat dijo...

MATALO.. demasiada paciencia con lo de la farmacia.
pobre blondi.. que feo! a una amiga le pasaba lo mismo y a otra con el numero de la pizzeria o algo asi, lo peor q dps de un tiempo se cansaron y tomaban el pedido jajaja..


besos, que lo soluciones!=)

Cris dijo...

Que horrible Frannnnn , empezá a llamar a la farmacia y acosalooooo
Beso

La Garrapata Vegetariana dijo...

Coincido con Blondi: Atacá el tema de los imanes y las bolsas, no el tema del número telefónico.
Ellos no tienen la culpa (ni vos tampoco) del número que les tocó. Pero si es la culpa de la farmacia repartir el número equivocado.
Amenazalos que vas a ir a defenza del consumidor y van a perder más plata de la que gastarían haciendo el cambio.
Pero eso si, siempre con calma que a los gritos la única salida es a las trompadas

La solitaria dijo...

Hay que ajusticiarlo! Caramba!

Blonda dijo...

Que divertido es tu blog, por favor!!!

Ya me puse a seguirte por el Reader.

Al margen, te cuento que una amiga mia vivió años con el mismo número de la pizzeria. Soñaba con muzzarella y era capaz de matar a alguien que pronunciara la palabra fugazzeta.
Cada vez que decíamos de ir a comer su respuesta era la misma: NI se les ocurra sugerir el lugar que estoy pensando...NI SE LES OCURRA"!!!!!


asi que te entiendo y te compadezco.


Besossssssss

Marian dijo...

Lo que todavía no entiendo es lo siguiente: ¿para que reparten (aún) bolsas e imanes con el número incorrecto? ¿Y por qué lo repartieron durante tanto tiempo sabiendo que es equivocado? Tendrías que hacerles quilombo por pelotudos, las bolsas y los imanes suponen funcionar como merchandising barato, y si tienen el número erróneo no ganan clientes. ¡Esta gente merece castigo!

Araceli dijo...

Tengo otra recomendación para hacerte.
Encargarte de que todos tus amigos agarren un día y llamen 578 veces cada uno preguntando por vos, y ocupando su telefono el tiempo suficiente como para que se le caigan un par de ventas.
Capaz que ahi se decide a cambiar las putas bolsitas con el número.

Un beso,
Ara.

La Garrapata Vegetariana dijo...

Ja! Está bueno lo que dice Araceli. Yo me prendo a hacerlo :D

Mar dijo...

Un atrevido total!!! Cómo te corta 2 veces el teléfono????Ah, no, así no!!
Coincido con Araceli, te hacemos el aguante desde acá, pasanos el tel de la farmaciaaaaaaaa!!!
De todas formas, algo se tiene que poder hacer por vias legales, cambiar el teléfono no, pero sí que dejen de repartir las bolsitas y los imanes!!
Increible O_o

Buen blog!
Beso!

Anónimo dijo...

sino... tomales el pedido... en serio... y cuando vuelvan a llamar para quejarse les decis que el número esta equivocado, que es xxx otro...
y que el muchachito de la farmacia se coma todas las quejas (no sólo de la gente.. si no de su jefe por perder clientes)

requiere un poco de tiempo y paciencia.... peeeero dará sus frutos

Thincho dijo...

Yo te aconsejo "panfletear" toda la cuadra (ambos lados) escranchando al empleado/dueño de la farmacia! :)

y despues, obviamente ir a la compagnia telefonica para ver si te cambian el numero a vos! (aunque es injusto) pero creo que es mas facil que cambiar todos los imancitos de la gente (ya te veo como TomCruise en Mission: Impossible 1, deslizandote a medianoche por la casa de tus vecinos para robarles el iman del frigo.

Anónimo dijo...

Yo que vos empiezo a tomar pedidos, total cualquier cosa que pase van a ir con la farmacia. Es una dulce venganza... Aunque esto no te soluciona que te despierten de la siesta.